Wednesday, September 18, 2013

respeto y agradecimiento

el último pasajero de la cola había subido al autobús. el conductor cerró las puertas y arrancó, se movió apenas unos metros para volver a pararse en el semáforo en rojo. entonces una pequeña mujer con aspecto sudamericano, resoplando y corriendo golpea con los nudillos el cristal y el conductor abre las puertas. la mujer sube y le dice: "gracias señor conductor". las "gracias" eran necesarias, el "señor" no, pero fue suficiente como para que el hombre al volante esbozara una sonrisa. la mujer no la vio porque estaba entretenida buscando su billete en el bolso mientras el semáforo ya se había puesto en verde y habíamos arrancado otra vez. qué poco cuesta portarse bien con los demás en las pequeñas cosas y qué diferente sería el mundo si estuviera lleno de esos momentos.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home